Página Web del NDSC en español

Guillermo Palumbo se convirtió en el primer jugador mendocino con síndrome de Down que consigue hándicap nacional.

Guillermo - GolfistaSe llama Guillermo Palumbo y ya se ha convertido en nuestra historia de cada día. A “Guille”, como se lo identifica entre sus amistades, se lo puede ver todas las semanas jugando golf junto a su gran amigo y orientador en esta disciplina, Juan Pablo Avaca, un excelente jugador del Golf Club Andino, o bien tomando clases con su profesor, el popular Héctor “Loco” Benavides.

Amigo de todos, simple, cordial, impecable con su indumentaria, constante con su juego y, principalmente, obediente a los consejos de su profesor y su infaltable compañero Juampi, como él llama a Juan Pablo Avaca, “Guille” sale a practicar semanalmente tratando de adquirir el nivel de juego necesario para rendir por su hándicap y poder participar durante los fines de semana en torneos oficiales.

Y la gran alegría para Guille se produjo la semana anterior, que fue cuando las autoridades del Andino le anunciaron que la Asociación Argentina de Golf le había otorgado hándicap nacional, que, generalmente, se inicia con 25.

Hasta ahí sería una historia común, en la vida de un deportista, pero lo distinto es que Guillermo Palumbo tiene síndrome de Down, lo que lo convierte en el primer jugador con SD en nuestra provincia.

Como no podía ser de otra manera Guille no esperó un instante más y se anotó en su primer torneo oficial. Salió a jugar junto a su amigo Juampi, completó sus primeros 18 hoyos; más allá de su score final, que fue de 97 golpes netos, Guille había superado otra meta en su ya rica vida deportiva.

Para conocer más de cerca a Guille, nos trasladamos hasta las hermosas instalaciones del Golf Club Andino en su búsqueda; y allí lo encontramos tomando clases con el “Loco” Benavides, quien nos expresó que “es tan obediente y disciplinado frente a las indicaciones y ejercicios que le indico, que me vienen deseos de que sus clases no terminen nunca. Es un placer enseñarle golf, además de ser un ejemplo para muchos, es muy constante y consecuente con lo que está practicando, ya sea juego largo como corto. En pocas palabras, Guille es de imitar”.

Luego de su práctica, Guille se aprestó para salir a jugar unos hoyos, junto a su compañero Juampi Avaca, no sin antes expresarnos “ahora debo aplicar en la cancha lo que me enseñó el Loco; es la mejor manera de progresar en el juego”.

“Quiero practicar con Juampi, que es mi otro profesor –agregó Guille- es mi mejor amigo, y como es un gran jugador, yo aprendo mucho junto a él. Además, él fue quien me trajo al Andino por primera vez; me gustó tanto jugar golf que desde hace tres años que practico todas las semanas”.

“Pero no todo es golf para mí –se encargó de señalar Guille- todas las mañanas asisto a un instituto especial sobre manejo de vida adulta y formación laboral. Por las tardes tengo gimnasio con el profesor Pablo Cuadro; los lunes tengo tenis; los miércoles practico canto y los jueves equitación, pero el golf es lo que más me gusta; vengo al Andino martes miércoles y jueves a practicar, y ahora que tengo hándicap, jugaré todos los fines de semana”.

Guille se despidió de nosotros con un cordial gracias, y junto a su amigo Juampi se dirigió hacia la salida del hoyo 1, colocó su pelota y nos sorprendió con un excelente golpe con su drive, mientras jugó una broma a su compañero expresándole “te animás a mejorar mi salida”, lo que generó la risa de todos los que allí estábamos presente.

Nos quedamos observando y gratificados por haber conocido a un ser tan especial, un campeón de la vida.

Fuente: Más Deportes

¡Nos interesa tu opinión! Déjanos un comentario.

Dejar una respuesta

Current day month ye@r *